viernes, 30 de diciembre de 2011

MENOS MAL

Menos mal que en aquella época no existía Twitter, porque si no, no hubiéramos escrito un puto post.